DETENCION PRECOZ DE ENFERMEDADES NEURODEGENERATIVAS

 

Acceder a un diagnóstico temprano de demencia tras los primeros síntomas no siempre resulta sencillo. Según el reciente estudio de Alzheimer’s Disease International (https://www.alzint.org/resource/world-alzheimer-report-2021/) entre el 20% y el 50% de personas afectadas por una demencia no están diagnosticadas. Esto quiere decir que parte de esas personas no podrán beneficiarse de los tratamientos adecuados y provocar un impacto negativo no solo en la persona afectada sino también en sus familiares.
Seguro que alguna vez has oído hablar de la reserva cognitiva. Hace referencia a la capacidad de nuestro organismo de resistir al deterioro cerebral. Cuanta mayor sea nuestra reserva cognitiva, mayor será nuestra capacidad para compensar, en este caso, las alteraciones cerebrales causadas por la demencia.
¿Cómo aumentarla?
En primer lugar, debemos aclarar que la mayoría de las demencias son incurables. Sin embargo, realizando estimulación de las capacidades mentales, podemos enlentecer el deterioro, promoviendo una red neuronal más resistente.
Es por ello por lo que cuanto antes comencemos esa estimulación conseguiremos mejorar y optimizar su funcionamiento, para mejorar la calidad de vida lo máximo posible. Lo haremos con actividades que impliquen lectura, escritura, manualidades, tareas de cálculo y atención, copia de dibujos, pasatiempos como sopas de letras o sudokus. Todo ello tanto individualmente como en grupo, de la mano de nuestro equipo de psicólogos.
Cuenta con nosotros para trabajar y retrasar cada uno de los problemas cognitivos de tu familiar.